Tras la muerte de tu mascota es normal sentir dolor y tristeza. Quienes se dedican a la incineración de animales en Valencia comprenden tu dolor. En esta entrada queremos aconsejarte sobre cuáles son las fases que seguramente experimentarás ahora que tu pequeño ya no está contigo. Es normal sentirse triste en estos momentos, por lo que te aconsejamos que tengas cerca personas de confianza con las que puedas desahogarte.

- La primera de las fases es la negación. Negar que se haya ido es una reacción humana para protegerse del dolor. En estos momentos, es completamente normal sentir que no parece cierto que se haya marchado.

- El segundo proceso es la ira o resentimiento. Tras la negación es habitual buscar culpables porque percibes la muerte como el resultado de una decisión incorrecta. Aunque sepas que es injusto, tu rabia puede hacer sufrir a tus allegados. Los profesionales en incineración de animales en Valencia han podido ver esta etapa de cerca y saben que, aunque duela, se termina por superar.

- La negociación es el tercer período y consiste en traer a tu cabeza situaciones hipotéticas que habrían evitado la muerte. Es la fase en la que tu cerebro te hace creer que tienes bajo control tu vida con el fin de sosegarte.

- Después de pasar por las tres anteriores, puede aparecer la etapa de depresión. En estos momentos dejas de fantasear con otras posibilidades y aceptas que tu mascota ya no se encuentra contigo. Es normal que aquí sientas soledad y un intenso dolor.

- Con el tiempo la angustia desaparecerá y entrarás en la quinta fase, la aceptación. En ella aprenderás a vivir sin tu mascota ahora que ya no está. Esta es completamente necesaria para reorganizar tu vida y aprender a recordarla siempre desde el amor.

En Cresma ponemos toda nuestra profesionalidad a tu disposición para ayudarte a superar el último adiós de tu mascota.