El crematorio de mascotas en Valencia nos permite incinerar a nuestra mascota tras su fallecimiento. Y es que muchas veces sentimos que el animal doméstico que nos ha acompañado durante los últimos años es parte esencial de la familia y se merece que guardemos las cenizas junto a las de otros familiares.

Para esos casos podemos acudir al crematorio de mascotas en Valencia, un servicio con una excelente relación calidad precio, para que podamos volver a casa con el recuerdo material de lo que fue.

También podemos realizar alguna ceremonia simbólica con las cenizas para aprender a decir adiós y es que el duelo siempre es más sencillo si realizamos algún tipo de acto. En ese sentido tenemos que saber que tirar cenizas al mar no está permitido por lo que debemos optar por otra acción.

Por ejemplo, si contamos con un terreno o jardín podemos usar las cenizas de abono y plantar un árbol o una planta que crezca a partir de la muerte de nuestra mascota. Y es que después de cada fallecimiento siempre hay un renacimiento.

Afrontar la muerte de nuestro perro o gato no es algo fácil pero una vez que tengamos las cenizas nos resultará más sencillo decir un adiós definitivo hasta que el universo vuelva a hacer que os crucéis si creéis en la otra vida.

En Cresma tenemos un tanatorio para mascotas por si queréis decir un último adiós antes de que entre en nuestra incineradora. Llama y consulta las posibilidades sin ningún tipo de compromiso.