Si tienes que acceder a la incineración de mascotas en Valencia probablemente necesitas un servicio sensible y digno que te permita darle el último adiós, y puede que los detalles técnicos no sean lo más importante.

Sin embargo, lo son también, porque de su eficacia depende el lograr esa dignidad final, que todo sea fluido, sencillo y que se eviten los obstáculos, las esperas innecesarias y los trámites burocráticos pesados.

La incineración de mascotas en Valencia requiere de ciertos requisitos técnicos para que el proceso sea seguro para las personas y ecológico para el medio. Con estas claves en mente, los ingenieros encargados de mejorar los hornos crematorios para perros, gatos y otros pequeños animales buscan que sean muy fáciles de operar, fiables y exhaustivos, para que todos los restos se procesen correctamente y en condiciones de máxima higiene.

Los crematorios tienen que disponer de una cámara de cremación con espacio suficiente, una puerta de carga que abra y cierre ágilmente y quemadores de cremación y postcombustión que permitan que el fuego actúe rápido. Los materiales lógicamente tienen que ser resistentes al fuego, se usan entre otros láminas de acero galvanizado, materiales refractarios para puertas y sellos, y hay que contar con un buen número de dispositivos de seguridad y de accesorios como mirillas y temporizadores.

La ventilación, la medición de temperatura y cámaras secundarias evitan olores y humos.

En Cresma disponemos de la tecnología más avanzada para superar estos momentos y nos encargamos también de la recogida de la mascota en casa y del traslado al tanatorio de mascotas.