Todo amante de los animales que se ha tenido que enfrentar a la pérdida de una mascota, sabe que la incineración de animales en Valencia es una de las mejores maneras que tienes en la actualidad para despedirte de ella.

No obstante, a lo largo de la historia, muchas civilizaciones han disfrutado del cariño de mascotas y han lidiado con su muerte de distintas formas.

El antiguo Egipto, por ejemplo, es conocido por la presencia de animales de compañía y por la forma tan diferente de darles el último adiós, muy alejada de la actual incineración de animales en Valencia.

Las mascotas más comunes eran, como actualmente, gatos y perros. Se sabe que caminaban libremente por las casas y que estos últimos acompañaban a sus amos a cazar.

Los egipcios más pudientes se hacían retratar con sus mascotas en las pinturas murales de sus tumbas. Al morir, los hacían momificar con sumo cuidado. Solía pedir que los enterraran cerca de ellos, incluso en ocasiones en su mismo sarcófago, para seguir disfrutando de su mutua compañía en el más allá.

Pero no solo gozaban de la compañía de perros y gatos. Se han encontrado momias de monos e incluso la de una gacela domesticada, finamente momificada y ornada con ricos collares como una reina, que perteneció a la princesa Isitemkheb.

De hecho, hay abundantes ejemplos de momias de animales en monumentos funerarios egipcios, muchas de las cuales evidencian que el animal había sido el fiel compañero de la persona a la que acompaña en la tumba y que estaba bien cuidado y alimentado.

La muerte de una mascota producía gran desolación, y algunas familias se depilaban o afeitaban el cuerpo como muestra de duelo.

En Cresma sabemos lo duro que es despedirse de una mascota, ahora y en la antigüedad. Si precisas de servicios tanatorios para ella, puedes contar con nuestra experiencia y cuidado.